Las alternativas más destacadas para sembrar árboles y reforestar en Colombia | Corresponsables.com Colombia
ISO 26000:
 Medio Ambiente

Las alternativas más destacadas para sembrar árboles y reforestar en Colombia

La deforestación aumentó 27,8% en 2018, según datos del Ideam.

30-01-2019
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



Los niveles de deforestación en Colombia arrojan un panorama preocupante. Para 2017, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), reportó 219.000 hectáreas afectadas, cifra que creció 27,8% en 2018, año en que la entidad registró 280.000 hectáreas hasta el tercer trimestre. Como posibles soluciones, la siembra o la donación de árboles son opciones viables.

Algunos factores clave de la contribución de los árboles al medio ambiente se centran en la absorción de dióxido de carbono para convertirlo en oxígeno, además de la protección del suelo contra la erosión.

En Colombia existen varias alternativas para efectuar estas acciones de manera eficiente. Una de ellas es la Fundación Siembre un Árbol, que además de incentivar la donación de árboles de manera totalmente gratuita, enfoca su trabajo en campañas ambientales, actividades pedagógicas e investigación científica. Además, cuentan con bonos virtuales para siembra de árboles que oscilan entre $80.000 y $105.000.

Otra de las fundaciones donde destaca el trabajo con este tema es Natura Colombia, que ha implementado una campaña para tratar específicamente esta problemática. Con la iniciativa ‘Regala un árbol’, busca contribuir a la restauración forestal sembrando especies nativas para conservar la biodiversidad del país y otros recursos naturales como el suelo y el agua. Maneja una cuota de $30.000 por árbol.

Pese a que prácticas como la tala de árboles afectan a todo el país, hay una región en particular más afectada que otras, y es la Amazonía colombiana. Para tratar ese escenario, la ONG Saving the Amazon creó una comunidad que impulsa la donación de árboles para ayudar a las comunidades del Vaupés, quienes además de plantar se encargan de cuidar las especies durante tres años.

En cuanto al Amazonas como tal, el Ideam destaca que la región concentra cerca de 43% del total de deforestación que se registra en el país hasta el momento. Entre las causas principales están la tala y quema de árboles provocada por la industria maderera, según Natura Colombia.

No obstante, el panorama tiene un futuro prometedor dada la reciente concientización de la población tanto colombiana como mundial. El ambientalista y docente de la Universidad Externado de Colombia Gustavo Wilches mencionó que cada día hay más conciencia en el mundo sobre la importancia de los árboles, pero particularmente ahora frente a los desafíos que enfrenta el mundo con el cambio climático.

Hay que tener en cuenta que la Organización de Naciones Unidas (ONU) manifestó a finales de 2018 que la humanidad tiene 2030 como fecha límite para controlar el cambio climático y evitar que los efectos del calentamiento global sean del todo irreversibles.

Sobre las medidas que se están tomando en el país, el académico destacó el hecho de que la Procuraduría General de la Nación impusiera una orden para detener la tala masiva de árboles, y subrayó que con base en el derecho a la igualdad, “deberían invocarlo”.

Por su parte, el exministro de Ambiente Gabriel Vallejo mencionó que es importante entender los impactos de la deforestación tanto en el tema ambiental como en la vida cotidiana de la gente. “Es muy importante generar conciencia sobre la siembra de árboles, además de puntualizar su significado en el medio ambiente”.

La problemática afecta a todo el mundo

El impacto de la deforestación no es solo un tema nacional, sino que también ha trascendido a varios rincones del mundo. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), la superficie forestal del planeta disminuyó de 31,6% a 30,6 % en los últimos 25 años. En América Latina cayó de 51,3% en 1990 a 46,4% en 2015. Por su parte, en el África Subsahariana pasó de 30,6% a 27,1% durante el mismo periodo de tiempo. Dicho escenario ha provocado el aumento de emisión de gases de efecto invernadero y a la degradación de espacios naturales en todo el globo.