ODS3. ¿Por qué es importante cuidar a los cuidadores? Lazos Humanos | Corresponsables.com Colombia
ISO 26000:
 Prácticas Justas de Operación
Grupos de interés:
 Tercer sector
Sectores:
 Sector Sanitario

ODS3. ¿Por qué es importante cuidar a los cuidadores? Lazos Humanos

Los cuidadores deben disfrutar de la compañía del adulto mayor, ser personas tranquilas, dispuestas a ceder, y que no tengan prejuicios o estereotipos frente a ellos

22-05-2020

Los abuelos o adultos mayores, son sinónimo de unión familiar, que se caracterizan por ser seres amorosos que cuentan con un vasto conocimiento y sabiduría frente a la vida. Pero no se debe perder de vista que son personas que tienen sus propios gustos y necesidades, por lo que requieren de cuidado y acompañamiento. No cabe duda que velar por su bienestar y calidad de vida, es una de las misiones más importantes para su núcleo familiar.

Es así como este rol de cuidador lo suelen asumir aquellos que hacen parte del primer círculo de la persona cuidada, pero también existen cuidadores formales, que se preparan académicamente para esta labor.

Según Pamela Díaz, Gerente de Lazos Humanos, institución especializada en el cuidado del adulto mayor, “la labor del cuidado se debe centrar en la persona, sus necesidades y preferencias y por eso requiere de amor, vocación y deseo de cuidar. Es por eso que los cuidadores, ante todo, deben disfrutar de la compañía del adulto mayor; adicionalmente deben ser personas tranquilas, dispuestas a ceder, y que no tengan prejuicios o estereotipos frente a las personas mayores.”. A continuación, algunos aspectos importantes sobre los cuidadores.

1. ¿Qué tipos de cuidadores existen?

a. Formales: Con algún grado de estudio técnico, tecnológico o profesional. En este grupo se reconocen principalmente los auxiliares de enfermería, pero también están los gerontólogos, los terapeutas ocupacionales, psicólogos, entre otros.

b. No formales: No tienen estudios formales pero por circunstancias de la vida cuidan de otros, pueden haber hecho cursos no formales en torno al cuidado. En este grupo podemos encontrar el cuidador familiar sin estudios, personal del servicio que termina cuidando del adulto mayor, acompañantes capacitados en el cuidado, las nanas o niñeras, los padres que cuidan de sus hijos, el vigilante que está pendiente de que la persona mayor no salga de edificio, entre otros.

c. Cuidador familiar: El cuidador pertenece a la familia de la persona cuidada. En este grupo pueden estar la familia cercana (esposos, padres, hijos, nietos) o la familia más lejana como (sobrinos, tíos, entre otros). Los cuidadores familiares pueden ser formales (ej: la hija enfermera) o no formales.

d. Cuidador no familiar: El cuidador no pertenece a la familia de la persona que es cuidada. En este grupo podemos encontrar los acompañantes, amas de llaves, conductores, personal de servicio, auxiliar de enfermería, otro personal de salud, entre otros.

e. Primario: Los cuidadores que permanecen más tiempo en las labores propias del cuidado y compañía.

f. Secundario: Los cuidadores que dedican parte de su tiempo a las labores propias del cuidado y compañía pero con menor intensidad que el cuidador primario.

g. Terciario: Personas que hacen algún tipo de acción asociada al cuidado pero no acompañan a la persona, por ejemplo: el que se encarga exclusivamente de comprar medicamentos, citas médicas, el vigilante que avisa que el adulto mayor quiere salir del edificio y por su condición de salud no puede, el médico, el terapeuta, entre otros. En este sentido si la hija, que es enfermera, cuida de su madre los días que tiene libre para relevar a su hermana, ella sería un cuidador formal, familiar, secundario.

2. ¿Dónde se puede capacitar un cuidador? Los cuidadores formales, como los auxiliares de enfermería, se capacitan en las escuelas de enfermería y los cuidadores no formales, pueden capacitarse en universidades o empresas especializadas que ofrecen capacitación y cursos no formales que están dirigidos tanto a cuidadores no formales como a cuidadores formales.

3. ¿Cómo es y cuánto dura el proceso de formación de un cuidador? Esto depende de las necesidades específicas que tenga la persona que será cuidada y del enfoque y metodología utilizado por la empresa que realiza las capacitaciones. Existen programas básicos de cuidadores con talleres complementarios que se ajustan a las necesidades del cuidador o de la persona a cuidar.

4. ¿Cuántas horas, idealmente, debe estar en servicio un cuidador? Las horas deben contemplar si el cuidador es familiar o no familiar. Para un cuidador familiar lo máximo que podría ejercer su cuidado es de 12 horas diarias con un día a la semana de descanso, un descanso de una semana cada tres meses, el cual debe ser de total desconexión de las acciones de cuidado.

Así mismo, dado que el cuidador familiar tiene gran conexión con la persona que cuida, suele recibir una sobrecarga emocional que lo agota más rápido por lo que sus jornadas de cuidado deben ser mucho menores que las del cuidador no familiar. Las horas de cuidado de un cuidador no familiar deben contemplarse de acuerdo a las necesidades de la persona cuidada. Independientemente del tipo de cuidador, si este no tiene los espacios de respiro adecuados corre mayor riesgo de presentar el síndrome del cuidador quemado.

5. ¿Cuáles son los signos de alarma que demuestran que un cuidador está en riesgo? Cuando el cuidador empieza sufrir del síndrome del cuidador quemado empieza a presentar cambios de tipo emocional: más irritable, con labilidad emocional, menos paciente y/o más sensible a la crítica. A medida que avanza el quemamiento del cuidador, se le observa con cambios cognitivos como fallas atencionales, dificultades para planear y para la toma de decisiones, así como un aumento de los cambios emocionales.

Por otra parte, el cuidador puede presentar somatizaciones caracterizadas por lo general por dolores de cabeza, malestar estomacal de varios tipos y/ o dolor muscular, así como aumento de los síntomas emocionales y cognitivos. Este síndrome puede llevar a la muerte del cuidador en los casos más severos. Por eso es importante que el Cuidador genere rutinas de autocuidado, gestione sus emociones, implemente un estilo de vida saludable y permita que otros lo ayuden.

Por lo anterior y dado que cuidar y acompañar a nuestros adultos mayores es una labor tan importante, debemos velar por el cuidado de las personas que llevan a cabo actividades de cuidado, velando no solo por la protección de sus derechos sino en general por su bienestar y calidad de vidaf